04/11/2020

Una maravilla en papel de 400 páginas para celebrar diez años de comunidad Orsai

Hernán Casciari
Una maravilla en papel de 400 páginas para celebrar diez años de comunidad Orsai

Esta novedad pesa casi un kilo (de papel) y aproximadamente seis años de trabajo. Presten atención porque tiene mucho que ver con este fin de época, con este inicio de algo nuevo. A fin de año va a salir una revista, o libro, o catálogo, que será frontera entre la Editorial Orsai que conocen y la Fundación Orsai. Y como dios manda, es una obra con historias de los lectores.

Antes de ir al grano miren bien la foto. Es un intermedio entre libro, catálogo y manual. Una preciosidad...


¿Notan la diferencia de ancho con la revista Orsai? Esta edición tiene 400 páginas (el doble que la Orsai) y adentro hay casi doscientas anécdotas de lectores, mejoradas por el staff de Orsai.

Este libro les va a llegar justo a tiempo para ponerlo en el árbol de Navidad. Y con gastos de envío gratis a cualquier parte del mundo, gracias a un convenio con DHL y FedEx. Y con sus nombres impresos. Porque es una edición muy especial y queremos que la conserven como a un tesoro personalizado. (Si quieren la reservan ahora y después seguimos.)


Revista Orsai Edición Aniversario (*)

(*) Incluye: envío gratis, nombre impreso del socio fundador (o de otra persona si es para regalo) y el show de Casciari del domingo 29 de noviembre para ver en directo o en diferido.


Les cuento

A las historias de este catálogo (ciento ochenta y dos, para ser exacto) las escuchamos con Chiri de la boca de sus protagonistas, fumando y bebiendo con ellos, en un viaje inolvidable que emprendimos justo después de la final del mundo contra Alemania, en Maracaná.

¡Qué dolorosa fue esa época! Pero no fue un dolor futbolístico. Me parece que vimos el último peldaño de la vida y nos dio vértigo. A ver si lo puedo explicar. No estoy hablando de la vejez, pero después de esa final supimos que ningún otro Mundial sería tan importante ni tan hermoso como aquél. Lo que perdimos, junto al gol de Götze, fue la esperanza de vivir un mundial mejor.

Y entonces nos pasó algo. No me acuerdo si fue Chiri que me llamó por teléfono, o yo lo llamé, pero los dos tuvimos la misma certeza: teníamos que irnos a la mierda, salir de nuestras casas, conocer gente extraña, hacer algo fuera de lo común.

Nosotros no somos aventureros, somos sedentarios: nuestra amistad son largos periodos de conversación, separados por historias excéntricas breves que ocurren cada tanto. Creo que esa es la clave: los «separadores» hacen que las nuevas charlas sean nutritivas. No sé... Si dos viejos amigos recuerdan (cada vez que se encuentran) la misma mejor anécdota del viaje de egresados, es porque se olvidaron de crear separadores nuevos. Nuevas historias.

Por eso el Mundial de Brasil nos puso en alerta. Ya estábamos casados, ya teníamos hijos, ya habíamos aprendido a fumar el porro de la madurez, hacía cuatro años que dirigíamos la revista que habíamos soñado en la adolescencia, pero esa final nos despertó algo... ¿Cuándo por última vez un ómnibus se había ido sin nosotros, dejándonos varados en el medio de la nada? ¿Cuándo habíamos conversado por última vez con un desconocido en un barrio peligroso? ¿Cuándo había sido la última vez que, al mirarnos, pensamos al mismo tiempo: «esto un día será un cuento buenísimo»?

Nos habíamos acostumbrado a que las grandes gestas ocurrieran en el futuro. Esta carcajada fue increíble, pero ya vendrán mejores. Este día tuvo magia, pero no es el gran día. Este Mundial tuvo su épica... ah, pero todavía falta para el gran Mundial.

Y entonces un día: final contra Alemania en Maracaná, con Messi joven, en medio de una Copa memorable. Sin duda, era el mejor Mundial que veríamos en la vida. Y entonces Götze hace un gol en el minuto 118 y, mientras metemos la cabeza entre los brazos, apareció la duda: si el mejor Mundial acaba de ocurrir y no hay bocinazos, ¿no habrá pasado también la mejor carcajada? ¿No habrá ocurrido ya el mejor viaje, o la mejor noche de esta amistad? ¿Qué otras maravillas del futuro (nos preguntamos con Chiri) ya son puntos borrosos en el espejo retrovisor?

De ese terror nació este libro-catálogo.

Dos días después del Mundial de Brasil avisé en el blog Orsai que Chiri y yo haríamos unos «Talleres de Anécdotas» en varios países, para editar un libro con las mejores historias de amistad, de viajes, de muerte, de borrachera... No era cierto: en realidad queríamos que nos pagaran los pasajes y las estadías y nos convidaran porro y nos distrajeran de la tristeza. Después les dijimos a nuestras esposas y a nuestros hijos que nos teníamos que ir un par de semanas solos, de viaje largo, «a trabajar».

Creo que nadie nos creyó (ni lectores, ni esposas, ni chicos) pero todo el mundo fingió que nos creía. Los cupos de los talleres se agotaron en pocas horas y viajamos con plata ajena por muchas ciudades, durante muchos días, y escuchamos las historias de cientos de ustedes. Pero el objetivo secreto no fue mejorar esas anécdotas, ni editar este volumen gigantesco de 400 páginas que saldrá a fin de año. Tengo que decir la verdad: Chiri y yo viajamos para olvidarnos de Brasil y para que nuestra amistad se nutra de historias nuevas.

Por eso este catálogo (revista, manual o lo que sea) estará con ustedes justo el último día de este espantoso 2020, justo cuando Orsai cumpla 10 años, justo el día en que la comunidad se convierta en Fundación y empiece una aventura nueva.

Apostamos de nuevo a que el peldaño más alto (el mejor día de nuestra historia) siga frente a nuestros ojos. Que no esté atrás, que esté adelante.

Cercano, pero inalcanzable.


Revista Orsai Edición Aniversario (*)

(*) Incluyeenvío gratis, nombre impreso del socio fundador (o de otra persona si es para regalo) y el show de Casciari del domingo 29 de noviembre para ver en directo o en diferido.


La Comunidad Orsai es 62% más divertida si te logueaste.

Ingresar